Entorno Natural

Entorno Natural

Una de las señas de identidad del municipio, es el entorno natural en el que se encuentra ubicado. Desde muy antiguo, sus alrededores sedujeron a la Corte de Felipe II, con el agua como protagonista y de especial significación fueron los bosques de Olmos situados en el Barranco del Espinar, que cubrían de sombra el camino hasta la vecina Mondejar. En la actualidad, la riqueza medioambiental de la localidad pasa por dos entornos naturales relacionados entre sí, como son la Baja Alcarria madrileña y la Vega del Tajuña.

La Alcarria es un concepto integrador en el que intervienen varios componentes morfológicos bien diferenciados: páramos, cuesta y vegas. Elementos que están funcionalmente ligados entre si. Es una inmensa meseta abierta, convulsa por las acciones geológicas, donde se acomodan hondas vegas por las que surcan numerosos arroyos de agua, haciendo posible los huertos y las cosechas, inundando todo ello por el sol que asoma entre las laderas y los montes que resguardan a los pueblos del viento.

Localidades como Ambite, Olmeda de las Fuentes, Pezuela de las Torres, Villar del Olmo son muestras de la única y frágil representación de la celebre Alcarria  que hay en la Comunidad de Madrid.

La Vega cuenta con un elemento vertebrador, el agua. El río Tajuña invade las tierras calcáreas alcarreñas de la localidad y permite desarrollar una fértil huerta que a día de hoy sigue muy viva.

El entorno del río, nos invita a conocer, la Senda Ecológica del Tajuña, un espacio donde se conjuga perfectamente el paisaje, la vegetación, la flora y fauna; además de los usos agrícolas del territorio, configurando un espacio de alto valor ecológico. Al que se le añade la intensidad cromática que mantiene en las diferentes épocas del año, encontrando en el paisaje otra de las claves del entorno natural de Ambite.

Las tierras de labranza, la variedad en los cultivos, la vega bañada por el río, la vista de los solitarios páramos, la composición de los suelos y el color, convierten a Ambite en un pueblo de diversos paisajes e innumerables visiones que deja su impronta en todo aquel que se acerca hasta él.