Barranco de Valdezarza

Senda ecológica nº 3:

(Monumento a los Ojos -Villar del Olmo – Barranco de Valdezarza)  

Características técnicas:

 Recorrido: 18Km

 Tiempo: 4,5h  + tiempo de paradas

 Velocidad media: 4,0Km/h

 Desnivel máximo: 190m (630-820m)

 

Dificultad: Media

Recomendaciones: llevar calzado y ropa adecuada, realizar paradas para comer y beber,  no olvidar los prismáticos para observación de aves u otros objetivos lejanos.

Descripción de la senda:

Esta larga senda nos va a permitir una inmersión en ambientes tan contrastados como el Arroyo Vega, las laderas que dan acceso al páramo o llano, el propio páramo y uno de los barrancos más notables de la zona, el de Valdezarza.

Comenzamos la senda al empezar la mañana en el Monumento a los Ojos, situado a poco más de 1km de Ambite por la carretera en dirección a Orusco.

Este original monumento fue diseñado por Federico Díaz Falcón y realizado a mediados del siglo pasado.

Muy cerca, en la carretera, se encuentra el Puente de los Once ojos (finales del siglo XIX) bajo el cual discurre el Arroyo Vega,

que llega inmediatamente a la vega del río Tajuña para desembocar en él.

En el Tajuña, podemos observar, a lo lejos,  el bosque de ribera, dominado aquí por los chopos.

Por el contrario, si miramos hacia el norte vemos la ladera más próxima a nosotros del valle del Arroyo Vega, cubierta de vegetación, dominando la encina y la coscoja.

Aquí es muy frecuente la paloma torcaz, que aprovecha en otoño e invierno el fruto (bellota) de estos dos árboles, entonces no es raro ver algún bando de más de 100 unidades.

En este entorno comenzamos la ruta tomando el camino que discurre por el fondo del valle formado por el arroyo Vega , en dirección a Villar del Olmo.

Pronto veremos una de las plantas más frecuentes del arroyo, el junco churrero, una hierba con largos y verdes tallos de sección circular, que realizan la fotosíntesis.

Mientras caminamos es muy frecuente escuchar el canto del ruiseñor bastardo, entre la espesura. Aquí también está presente un arbusto muy conocido, la zarza.

Más adelante encontramos algunos campos de almendros a nuestra derecha

y a la izquierda los restos de la Presa del Paredón (de origen controvertido, para algunos de la época romana, pero otros estudios lo ubican en el siglo XVIII).

En esta zona podemos ver también un tendido eléctrico, que  está señalizado para que lo vean las aves y así prevenir su choque e incluso la electrocución de las especies más grandes. Aun así, a veces aparecen en la comarca algunas rapaces electrocutadas o muertas por el choque con un tendido.

En nuestra derecha, aparece algún cultivo de cereal, en los terrenos más llanos.

Un poco más adelante, a nuestra derecha, vemos el Barranco de Valdezarza, en el límite entre Ambite y Villar del Olmo.

Mientras caminamos hacia Villar del Olmo nuevas especies de aves se harán presentes en nuestra senda: urraca, pico picapinos, estornino negro, triguero,  petirrojo, mirlo, curruca cabecinegra, curruca capirotada, carbonero común, herrerillo común, mito, tarabilla común o algún  Fringílido como el verderón común, verdecillo, jilguero o pinzón vulgar. En primavera –verano podremos escuchar el canto del cuco, del ruiseñor común e incluso de la tórtola común y observar:, alcaudón común, golondrina común, avión común y vencejo común, además de alguna interesante rapaz como el aguilucho cenizo. En años en que el arroyo se desborda se forman pequeñas charcas que dan cobijo a la garza real o al pato azulón, este puede ser visto también en el propio arroyo.

A su vez a orillas del arroyo Vega encontramos especies vegetales  con gran requerimiento de agua: árboles como el chopo, álamo blanco y sauce o arbustos como el majuelo y el  rosal silvestre. Es muy frecuente también el carrizo.

 

Vemos también una pequeña represa de ladrillo y hierro que regula el flujo de agua.

En la ladera izquierda, detrás de la carretera, se extiende el Monte  del Señor, una joya botánica; aquí dominan la encina y el quejigo, (si es otoño este con la hoja amarilla) y algún pino carrasco.

Más adelante, pasado el Barranco de Valdezarza, se alza Peña Rubia.

Poco a poco nos vamos  acercando al pueblo y veremos olmos a nuestra derecha y chopos a la izquierda.

Veremos también dos especies de gorrión: gorrión común y gorrión molinero, además de la tórtola turca.

Entramos en el pueblo y llegamos a la Fuente de S.Isidro

 y allí un árbol notable, catalogado como árbol singular por la Comunidad de Madrid es un chopo (Populus nigra italica).

Después seguimos hacia la derecha y siempre hacia arriba atravesando una urbanización. Aquí empezamos a ver señales de piedra amarillas que indican las diferentes sendas de Villar del Olmo.

Salimos definitivamente del pueblo y dejamos a nuestra izquierda la senda que sube a Peña Roldán,

uno de los lugares más emblemáticos de esta zona.

Seguimos subiendo hacia el páramo (esta es la parte más dura de nuestra ruta) rodeados de almendros y olivos,

mientras en las zonas de monte dominan la encina y la coscoja, abundan también el romero y el tomillo y , en menor medida, otros arbustos y matas como el aladierno, espino negro, espliego, jara blanca, cornicabra y aulaga. Entre las herbáceas destacamos el esparto, por su uso tradicional en la comarca.

En esta parte de la senda podemos observar aves como el herrerillo común, el carbonero común, el jilguero, la golondrina común, el mirlo, el estornino negro, la cogujada montesina, la paloma torcaz e incluso el alcaudón real

Por fin llegamos al páramo y al Mirador del Monte del Señor (monte que ya vimos más cerca por la mañana), desde aquí  además veremos el pueblo y todo el valle del arroyo Vega.

Este es un buen lugar para hacer fotos y reponer fuerzas.

De nuevo encontramos un cruce señalizado y tomamos la vereda de la derecha hacia Valdezarza. Iniciamos así un recorrido por el páramo o llano; aquí alternan cultivos de cereal con zonas de monte dominadas por la encina, la coscoja y algo de quejigo,

También veremos jazmín, torvisco y algunos de los arbustos y matas ya observados en la subida anterior.  Entre las aves más frecuentes veremos  paloma torcaz, totovía, cogujada montesina, pinzón vulgar, curruca cabecinegra y si hay suerte arrendajo, perdiz roja, buitre negro, buitre leonado o incluso azor. En primavera no será raro escuchar el canto del cuco, la abubilla o el abejaruco. También es frecuente ver algún corzo o al menos sus huellas y también  las del jabalí, sobre todo en zonas de barro.

La presencia del jabalí es muy notoria por las hozaduras en el suelo que hace con la jeta (hocico), buscando bulbos u otros alimentos. También detectaremos la presencia del topo por los montoncitos de tierra característicos,

resultantes de su actividad subterránea.

Es muy frecuente la presencia de líquenes, son especies muy sensibles a la contaminación atmosférica lo que nos indica la ausencia de ese problema. Es especialmente abundante un liquen amarillo en la corteza de los árboles el Xanthoria parietina.

Siguiendo siempre las señales amarillas llegamos finalmente al Mirador del Barranco de Valdezarza.

Desde allí se divisa, de nuevo, al fondo el Monte del Señor (refugio importante de flora y fauna) .

El mirador es un buen lugar para descansar e iniciar después  el regreso por la misma senda.

En esta descripción se han subrayado entre otros:

  • 23 especies de árboles y arbustos
  • 39 especies de aves
  • 14   lugares emblemáticos

Además se incluyen 61   fotografías.